La FID hace un llamamiento para que la cobertura universal de la salud sea reconocida como un derecho humano

Dado que se trata de una condición crónica, los servicios de salud relacionados con la diabetes deben mantenerse durante toda la vida. En los países de ingresos bajos y medios – donde en 2013 vivía el 80% de las personas con diabetes – estos gastos para la asistencia sanitaria tienen graves consecuencias financieras para las personas que viven en la línea de la pobreza o cerca de ella. La FID hace un llamamiento para que la Cobertura Universal de la Salud (CUS) sea reconocida como un derecho humano fundamental, de modo que no haya más familias que sigan en la pobreza como consecuencia del pago de los servicios sanitarios y por enfermedades que limitan sus oportunidades de educación y trabajo.

Aunque se logre la cobertura, el acceso universal a los servicios sanitarios todavía puede verse limitado por barreras sociales, económicas o estructurales. El acceso sigue siendo un reto importante para el tratamiento de la diabetes, por lo que la FID también pide una equidad que incluya el acceso a los servicios.

Lea la respuesta de la FID al documento conjunto de discusión de grupo de la OMS/Banco Mundial: "Seguimiento de los avances hacia la cobertura universal de la salud a nivel nacional y mundial: un marco de trabajo, febrero de 2014