El impacto económico de la diabetes

La diabetes impone una gran carga económica sobre el individuo, el sistema sanitario y la economía. Se calcula que los gastos sanitarios en diabetes representarán el 11,6% del total de gasto sanitario en el mundo en 2010. Se predice que alrededor del 80% de los países que se cubren en este informe gastará entre un 5% y un 13% del total de su inversión sanitaria en diabetes.

Gastos en atención sanitaria en el mundo

Se calcula que los gastos en atención sanitaria en el mundo para prevenir y tratar la diabetes y sus complicaciones sumarán como mínimo 376.000 millones de USD en 2010. Para 2030, esta cifra se calcula que superará los 490.000 millones de USD. Si se expresa en dólares internacionales (ID), que corrigen las diferencias según la capacidad adquisitiva, los gastos mundiales estimados en diabetes serán de al menos 418.000 millones de ID en 2030. Se calcula que se gastará una media de 703 USD (878 ID) por persona en diabetes en 2010 en el mundo.

Los gastos que van a parar a la atención diabética no están distribuidos equilibradamente según grupos de edad y género. Los cálculos demuestran que más de tres cuartos del gasto mundial en 2010 se utilizará en personas que se encuentran entre los 50 y los 80 años. Además, se calcula que se gastará más dinero en atención diabética para mujeres que para varones.

Disparidad en el gasto sanitario

Existe una gran disparidad en el gasto sanitario en diabetes entre regiones y países. Más del 80% del gasto mundial estimado en diabetes se produce en los países con las economías más ricas del mundo y no en los países de ingresos medios y bajos, en donde vive más del 70% de las personas con diabetes.

Se calcula que un solo país, los Estados Unidos de América, gastará 198.000 millones de USD, o el 52,7% del gasto mundial en 2010, mientras que India, el país con la mayor población de personas que viven con diabetes, gastará unos 2.800 millones, o menos del 1% del total mundial. Se calcula que se gastará una media de 7.383 USD por persona con diabetes en atención diabética en los EEUU, mientras que se gastarán menos de 10 USD por persona en Burundi, Costa de Marfil y Myanmar en 2010.

La carga económica que soportan las personas con diabetes y sus familias como resultado de su enfermedad depende de su estatus económico y de las políticas de seguros sociales vigentes en sus países. Quienes viven en países de ingresos bajos pagan una proporción mayor del gasto, debido a que tienen unos sistemas peor organizados de seguros de atención médica y/o falta de servicios médicos púbicos. En América latina, por ejemplo, las familias pagan entre un 40% y un 60% de los gastos de atención médica de su propio bolsillo. En los países más pobres, casi el total del coste de la atención médica que pueden permitirse recae sobre las personas con diabetes y sus familias.

Impacto sobre la economía

Además de los gastos sanitarios excesivos, la diabetes también impone una enorme carga económica en forma de pérdida de productividad y crecimiento económico previsto. La Asociación Americana de Diabetes (de ámbito estadounidense) calculó que la economía estadounidense perdió 58.000 millones de USD, el equivalente a alrededor de la mitad del gasto directo en sanidad, en diabetes en 2007, como resultado de la pérdida de ingresos debida a los días de trabajo perdidos, los días con restricción de actividades, la pérdida de productividad en el trabajo, la mortalidad y la discapacidad permanente causada por la diabetes. Este tipo de pérdidas quizá sean relativamente mayores en los países más pobres, ya que la muerte prematura por diabetes tiene lugar a una edad mucho más temprana. La Organización Mundial de la Salud (OMS) predijo pérdidas netas de ingresos nacionales por diabetes y enfermedad cardiovascular de 557.700 millones de ID en China, 303.200 millones de ID en la Federación Rusa, 236.600 millones de ID en India, 49.200 millones de ID en Brasil y 2.500 millones de ID en Tanzania (2005 ID), entre 2005 y 2015.

La mayor carga económica, por lo tanto, es el valor monetario asociado a la discapacidad y la pérdida de vida como resultado de la propia enfermedad y sus complicaciones asociadas. La carga económica, sin embargo, se puede reducir implementando muchas intervenciones de bajo coste y fáciles de usar, la mayoría de las cuales son económicamente efectivas o suponen un ahorro, incluso en los países más pobres. Sin embargo, no está extendido el uso de estas intervenciones en los países de ingresos medios y bajos.

Exactitud de los cálculos

Para la elaboración de este informe se utilizó una fórmula relativamente sencilla para derivar los cálculos por países. La exactitud de dichos cálculos depende de cuán bien se hayan usado las asunciones en la fórmula para adaptarse a la situación de cada país por separado. El gasto estimado per cápita en diabetes se comparó con cálculos independientes obtenidos a partir de países industrializados, en donde se han llevado a cabo estudios directos sobre costes de la diabetes, y demostraron ser razonablemente exactos. En general, estos cálculos son menos exactos en el caso de los PIMBs debido a la mala calidad de los datos, que destacan la necesidad de realizar estudios sobre economía sanitaria bien diseñados a fin de comprender el verdadero impacto de la diabetes.


El documento base, “Impacto económico de la diabetes y cálculos por países” sobre el cual se basa este resumen está disponible en la sección de descargas.

Mapa 2.6 La media de gasto en salud por persona con diabetes (USD), R = 2, 2010

Go to the map section and select the map of your choice