LA NECESIDAD URGENTE: LA PREVENCIÓN Y LA GESTIÓN

MENSAJE CLAVE

Es urgentemente necesario que los gobiernos afronten el desafío de trasladar la evidencia relativa a las iniciativas de prevención en programas asequibles y viables con el fin de frenar la epidemia de diabetes. Al mismo tiempo, es necesario invertir en atención y control de la diabetes, que incluya educación diabética, para capacitar a los millones de personas con diabetes a fin de que puedan llevar una vida plena y productiva.

Una proporción importante de casos de diabetes tipo 2 se puede prevenir, aunque la prevención de la diabetes tipo 1 sigue siendo un área crítica de investigación. En esta sección analizamos algunas de las pruebas que confirman que hay medidas efectivas para prevenir o retrasar la aparición de diabetes tipo 2. Dichas medidas incluyen la ayuda para el cambio conductual a fin de reducir el sobrepeso y aumentar la actividad física, así como el uso de ciertos medicamentos hipoglucemiantes. Esta sección plantea el problema de cómo traducir las pruebas procedentes de estudios de investigación con buenos recursos en iniciativas que sean asequibles y viables, ya sea en las partes más ricas o en las más pobres del mundo. Está claro que lo que se necesita no son sólo iniciativas que identifiquen a las personas bajo un alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, para las cuales se pueden proporcionar medidas apropiadas de prevención, sino también medidas que reduzcan el riesgo en toda la población. Las medidas destinadas a toda la población deberán incluir enfoques dirigidos a aumentar la actividad física y promover una dieta más sana. Este tipo de medidas exige acciones fuera del sector sanitario. Por ejemplo, entre las medidas se podrían incluir iniciativas en áreas como el transporte, la planificación urbana, el precio de los alimentos, la publicidad alimentaria y la educación. Se necesita en breve un enfoque que abarque todos los sectores.

También se analizan los desafíos que plantea la diabetes para el individuo y la sociedad, haciendo especial hincapié sobre la diabetes tipo 2. Para quienes tienen diabetes muchas de las complicaciones se pueden prevenir o retrasar mediante el acceso a un apoyo y una atención sanitaria adecuados. El buen control de la glucosa en sangre, los lípidos y la tensión arterial, la podología de alta calidad y las revisiones de retina son ejemplos de medidas de eficacia comprobada. Incluso en entornos de bajos recursos hay mucho que se puede hacer por mejorar la vida de las personas con diabetes.

Ofrecer una buena atención diabética para toda la población exige coordinación a los tres niveles de organización. Al nivel “micro”, y protagonizando todo tratamiento, están las personas con diabetes, sus familiares y sus cuidadores más inmediatos. Al nivel “meso” se encuentra la comunidad y las organizaciones sanitarias en las cuales se imparte la atención. A nivel “macro” se encuentran las políticas de apoyo y los marcos de financiación. EL marco para la atención Innovadora de las afecciones crónicas de la Organización Mundial de la Salud ofrece orientación sobre las relaciones entre y los contenidos de estos tres niveles. Este marco se puede utilizar para ayudar a reparar la fragmentación de los servicios sanitarios a lo largo de todo el intervalo de necesidades que tienen las personas con diabetes, así como para ofrecer vínculos a fin de que se produzcan intervenciones más amplias a nivel de población, como las de la prevención de la diabetes.

La persona con diabetes es el miembro clave del equipo de control diabético, ya que en el día a día es ella la que toma el máximo número de decisiones que afectarán a su tratamiento. Esta sección también analiza la urgente necesidad de invertir en educación diabética, piedra angular del control basado en el autocuidado dentro de todos los sistemas sanitarios. Se debe invertir no sólo para garantizar que el personal sanitario y las personas con diabetes puedan acceder a una educación diabética especializada, sino también para garantizar que ambos grupos reciban formación sobre cómo implementar dichos cambios.