La diabetes en países de ingresos altos, medios y bajos

La diabetes se ha visto tradicionalmente como una enfermedad de los países ricos. Sin embargo, los cálculos de prevalencia de diabetes que presentamos en esta edición del Diabetes Atlas de la FID muestran que cuatro de cada cinco personas con diabetes vive en países clasificados por el Banco Mundial como de ingresos medios y bajos. Delos 3.600 millones de adultos que viven hoy día en los países de ingresos medios y bajos en 2011, 291 millones tienen diabetes. 1  Comparemos esta cifra con los 75 millones de adultos con diabetes que viven en los países de ingresos altos.

AT A GLANCE: DIABETES BY INCOME GROUP

Impulsores de la epidemia

El mayor aumento del número de personas con diabetes a lo largo de los próximos 20 años tendrá lugar en países de ingresos medios y bajos. Esto viene impulsado por el aumento de la población adulta, porque las personas viven más años y por los cambios de comportamiento asociados a la urbanización, de crecimiento rápido, y al desarrollo. Entre los cambios clave de comportamiento se encuentran la disminución de la actividad física, el cambio a dietas con un contenido más alto en calorías y el aumento asociado de la obesidad. Esta transición se hace más clara cuando dividimos los países de ingresos medios en ingresos medios-altos e ingresos medios-bajos. La prevalencia de diabetes es más alta en los países de ingresos medios-altos (10,1%) que en los países de ingresos medios-bajos (8,6%). 

Figure 4.1: Prevalence* (%) estimates of diabetes (20-79 years) by income groups, 2011 and 2030

Distribución por edad

La mayoría de las personas con diabetes de los países de ingresos medios y bajos tiene menos de 60 años y está en la cima de sus años productivos. Esto difiere de la distribución por edad que encontramos en los países de ingresos altos, en donde hay más personas con diabetes en los grupos de edad más avanzada. Las personas con una diabetes mal controlada o las personas que no tienen acceso a una atención y un tratamiento adecuados tienen más probabilidades de faltar al trabajo, debido a las consecuencias de la enfermedad, lo cual puede generar pérdida de productividad. Esto, a su vez, tiene un efecto negativo sobre la economía de esos países. 

Figure 4.2: Prevalence* (%) estimates of diabetes (20-79 years) by income and age, 2011

Cambios que acompañan al desarrollo económico

La Figura 4.2 sugiere un panorama alarmante, especialmente para los países de ingresos medios-bajos. Con el envejecimiento de la población, es probable que la prevalencia de los países de ingresos medios-bajos aumente y, por ello, sea más alta en todos los grupos de edad que en los países de ingresos altos. En la actualidad, con 60 años o más, la prevalencia de diabetes es más baja que en los países de ingresos altos. Sin embargo, por debajo de 60 años, la prevalencia es en la actualidad más alta que en países de ingresos altos. Al envejecer esta población de los países de ingresos medios-bajos, es probable que se produzca un rápido aumento de la prevalencia de diabetes en personas de más de 60 años, cambiando la curva hacia una distribución más parecida a la de los países de ingresos medios-altos.

Además, al ir desarrollándose las economías de los países de ingresos medios-altos hacia economías de ingresos altos, es poco probable que la prevalencia de diabetes en esos países descienda. 

Muertes de origen diabético

Hay casi las mismas muertes por diabetes en países de ingresos bajos (492.000) que en países de ingresos altos (544.000), a pesar de que en los países de ingresos bajos tienen la prevalencia más baja de diabetes (5,6%) y una población adulta más pequeña (509 millones) que en los países de ingresos altos (789 millones). Esto refleja una mayor mortalidad por diabetes en países de ingresos bajos en comparación con los de ingresos altos. Los países de ingresos medios tienen, con diferencia, la mayor cifra total de muertes atribuibles a la diabetes, con más de 3,5 millones de fallecimientos.

Figure 4.3: Number of deaths attributable to diabetes (20-79 years) by income group, 2011

El índice de mortalidad comparativa (20-79 años) por diabetes en países de ingresos altos (0,51 por 1.000 adultos) es menos de la mitad que la de los países de ingresos bajos y medios (1,22 por 1.000 adultos). 

Figure 4.4: Comparative mortality rate due to diabetes per 1,000 (20-79) by income group, 2011

Gasto sanitario 

El ochenta y dos por ciento del total del gasto sanitario por diabetes se produce en los países de ingresos altos, con 383.800 millones de USD en 2011. En contraste, tan sólo 1.100 millones de USD se gastaron en países de ingresos bajos. La falta de inversión en atención y tratamientos para personas con diabetes en los países de ingresos bajos podría explicar la diferencia de gasto, así como el alto índice de mortalidad relativa. 

Diferencias entre países 

Es fundamental para comprender estas diferencias observar los impulsores y las disparidades entre países y dentro de los mismos. Un análisis a nivel nacional tan sólo nos da una breve imagen de lo que está impulsando la aparición de nuevos casos de diabetes. Los distintos niveles de estatus socioeconómico pueden significar un panorama muy distinto para los individuos con diabetes que viven en un entorno en particular y el siguiente capítulo, sobre determinantes sociales de la diabetes, explora estas relaciones en más profundidad.

1: The World Bank. Country and Lending Groups 2011. http://data.worldbank.org/about/country-classifications/countr-and-lending-groups