Prólogo

La Federación Internacional de Diabetes tiene el orgullo de presentar la 5ª edición del Diabetes Atlas de la FID, que muestra una vez más que la diabetes es una epidemia mundial. El Atlas es la fuente de pruebas, con autoridad en la materia, sobre la carga de diabetes para profesionales sanitarios, científicos, economistas, políticos y agencias nacionales e internacionales.

Las evidencias expuestas en las ediciones previas del Diabetes Atlas de la FID han sido extensamente utilizadas por medios informativos, gobiernos y organizaciones internacionales como el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y el Foro Económico Mundial. Los cálculos incluidos en la 4ª edición han sido fundamentales a la hora de aportar pruebas que impulsasen la adopción unánime de la resolución que aprueba la celebración de la reunión de alto nivel de la ONU, en septiembre de 2011, sobre enfermedades no contagiosas. Esta cumbre garantizará que las enfermedades no contagiosas, como la diabetes, no sigan siendo una nota al pie de la agenda sanitaria mundial.

En esta edición del Diabetes Atlas de la FID el número estimado de adultos que viven con diabetes se ha elevado a 366 millones, lo cual representa el 8,3% de la población mundial adulta. Se calcula que esta cifra aumentará hasta alcanzar los 552 millones de personas para 2030 o, lo que es lo mismo, el 9,9% de los adultos, lo cual equivale a aproximadamente a tres nuevos casos de diabetes cada 10 segundos. Estos cálculos superan considerablemente a los publicados en la 4ª edición, debido en gran parte a que disponemos de nuevos datos procedentes de China, Oriente Medio y África.

Los cálculos confirman que la diabetes sigue afectando desproporcionadamente a los desfavorecidos sociales y que está aumentando a un ritmo especialmente rápido en países de ingresos medios y bajos. Los principales impulsores de la epidemia son el desarrollo económico y la urbanización, que provocan el cambio de estilo de vida y aumentan la esperanza de vida. Los sistemas sanitarios de muchos de estos países no están equipados en la actualidad para cubrir la creciente demanda de la diabetes y las enfermedades no contagiosas.

A pesar de estas estadísticas, aparentemente abrumadoras, tenemos soluciones para vencer los desafíos de la diabetes. La FID ha reunido a un panel de expertos para desarrollar un plan mundial contra la diabetes, mediante estrategias de base científica. Los países podrán utilizar dicho plan para desarrollar sus sistemas y políticas sanitarios a fin de frenar la epidemia y mejorar la vida de quienes están afectados por la diabetes. Los países han demostrado su voluntad política de elevar la prioridad de las enfermedades no contagiosas mediante la reunión de alto nivel de la ONU. Ahora esperamos que los gobiernos, las agencias internacionales y la industria pasen de la retórica a la acción, que cumplan sus compromisos y que trabajen unidos a fin de aportar los recursos que pueden convertir este plan en una realidad.

La información es una herramienta poderosa. En nombre de la FID, me gustaría expresar mi profunda gratitud a las personas que han contribuido con su tiempo y experiencia a esta edición, así como a los patrocinadores por su generoso apoyo.

Debemos trabajar unidos para garantizar que los compromisos adquiridos durante la reunión de alto nivel de la ONU se conviertan en acciones, no sólo para los millones de personas que ya tienen diabetes hoy día, sino para los millones que la van a desarrollar. Las personas con diabetes y sus familiares merecen un futuro mejor. 

Jean Claude Mbanya

Presidente de la Federación Internacional de Diabetes