¿Hacia dónde se dirige la FID?