Aspectos clave del postoperatorio tras la amputación de una extremidad inferior

Del total de amputaciones de extremidad inferior llevadas a cabo en todo el mundo, entre el 40% y el 70% están relacionadas con la diabetes. En las personas con la afección, las lesiones nerviosas de origen diabético, la disminución de la movilidad debida a alteraciones del funcionamiento de las articulaciones del pie y el trastorno de los vasos sanguíneos que riegan las piernas y los pies (enfermedad vascular periférica) provocan ulceraciones. Cuando el pie ulcerado de una persona se infecta o cuando el riego sanguíneo se ve gravemente afectado, podría resultar inevitable la amputación del pie, o incluso de la pierna. Las personas con diabetes que han sufrido una amputación corren un mayor riesgo de desarrollo de úlceras en el futuro. La ulceración recurrente podría no curarse y tener como resultado más amputaciones. Sin embargo, las amputaciones se pueden prevenir en un 49%-85% de los casos. William van Houtum nos habla de la importancia de una atención continua o intensificada al pie tras una amputación.
Attachment: 
Keywords: 
amputación, pie diabético, úlcera, IWGDF, Grupo de Trabajo Internacional sobre el Pie Diabético, enfermedad vascular periférica, calzado, ortopedia, prótesis