Colaboraciones y conocimientos: los enemigos de la enfermedad