Discriminación por todo lo alto: volar con insulina

Por la seguridad de los pasajeros y tripulación de un aeroplano, es imperativo que el piloto de la aerolínea mantenga un alto nivel de forma física. Hay una serie de afecciones médicas que, una vez diagnosticadas, podrían impedir que a un piloto se le permita pilotar un avión. Si se pueden estabilizar, algunas afecciones podrían permitir la vuelta al trabajo. Otras afecciones se clasifican como "no certificables médicamente". Al diagnosticar una afección no certificable médicamente, se le denegará el certificado médico a un piloto y, de estar ya emitido, se revocará. En estos casos, el piloto no puede volar, y está obligado a abandonar la carrera que escogió. La diabetes tratada con insulina ha estado clasificada hasta recientemente como afección no certificable. El piloto Stephen Steele nos habla de los problemas que afectan a las personas con diabetes que pilotan un avión.
Attachment: 
Keywords: 
discriminación, piloto, avión, insulina, seguridad