El bueno, el feo y el malo: el trato dado a la diabetes en

Existen enormes disparidades en cuanto al riesgo de muerte y enfermedad en todo el mundo, con una esperanza de vida al nacer que va desde los más de 80 años de Japón y Suecia hasta los menos de 50 años de muchos países africanos. Las desigualdades también se dan dentro de un mismo país e, independientemente de la salud general de un lugar, el riesgo general de enfermedad y muerte tiende a ir estrechamente relacionado con la posición socioeconómica, siendo peor la salud entre los menos pudientes. En 2005, la Organización Mundial de la Salud creó la Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud, cuyo objetivo principal era revisar las pruebas procedentes de todas las regiones del mundo sobre los elementos subyacentes de la distribución de los resultados sanitarios según posición social, tanto entre países como dentro de un mismo país, y para recomendar actuaciones que reduzcan la desigualdad social (diferencias injustas y evitables o remediables de la salud entre grupos sociales). La idea de este análisis era ir más allá de las diferencias en comportamiento personal o circunstancias inmediatas que subyacen a las diferencias de riesgo según grupo social, e intentar comprender en qué consisten los entornos sociales, económicos y físicos que son la base de estas diferencias.
Keywords: