La persona, protagonista de la atención sanitaria