Mejorar la secreción de insulina: nuevos enfoques

Cuando comemos, la concentración de glucosa en nuestra sangre aumenta debido a la obtención de glucosa a partir de la digestión de los almidones y otros carbohidratos en el intestino. En personas sanas, el aumento es modesto; comer activa otros procesos que contrarrestan cualquier aumento. Uno de los más importantes es la liberación de insulina desde las células beta de los islotes pancreáticos. Si se simulase un aumento de glucosa en sangre similar a los que se observan normalmente tras una comida mediante la infusión directa de glucosa en la sangre, la cantidad de insulina que se secreta es muy inferior que la que se secreta en respuesta a la comida. Esta diferencia se debe al aumento de hormonas “incretinas” en el intestino, que estimula aún más la secreción de insulina inducida por la glucosa. Jens Juul Holst nos habla de las posibles terapias contra la diabetes basadas en la mejora o recreación farmacológica del “efecto incretina”.
Attachment: 
Keywords: 
efecto incretina, azúcar, sangre, glucosa, hiperglucemia postpandrial, hormonas, insulina, celulas beta, GLP-1, GIP, islotes, DPP-IV, analogía, inhibidores de enzimas, exenatida