W.A.S.H.: desalar la dieta mundial

El consumo de sal como parte de la alimentación actual en todo el mundo, que duplica con creces la cantidad diaria recomendada, arroja más sal en la herida de la ya decadente salud pública. Cada vez hay más pruebas que sugieren que la alta ingesta de sal podría aumentar directamente el riesgo de enfermedad cardíaca, derrame cerebral, obesidad por el consumo de refrescos y muchas otras enfermedades previsibles, incluidos varios tipos de cáncer. Restringir la sal de la dieta es aún más importante para las poblaciones de alto riesgo, como la diabetes. En este artículo revisaremos las graves consecuencias que tiene para la salud la alta ingesta de sal en la dieta y hablaremos con el profesor Graham MacGregor, presidente de Acción Mundial por la Salud y la Sal (World Action on Health and Salt, W.A.S.H.), que ha perseguido con éxito a la industria alimentaria y ha hecho campaña a favor de una mayor concienciación de los consumidores. Es el momento de exponer los datos y rechazar ese pellizquito de sal.