El Día Mundial de la Diabetes 2005

La diabetes y el cuidados del pie - Empieza con buen pie, evita las amputaciones

El Día Mundial de la Diabetes 2005 se centraba en la diabetes y los cuidados del pie, completando así una serie de temas relacionados con las complicaciones de la diabetes, que comenzó en 2001. Este año supuso un cambio en la campaña, que adquirió un enfoque anual. En vez de concentrar todos sus esfuerzos en el 14 de noviembre, la FID empezó a diseminar actividades a lo largo de todo el año para obtener el máximo beneficio posible de las oportunidades de concienciación que se pudieran presentar. Las campañas anuales permiten a la FID atraer una mayor atención sobre el tema del Día Mundial de la Diabetes y garantizar que el material llegue a tiempo a todos nuestros miembros.

La diabetes es una enfermedad crónica grave. Se calcula que en 2006 el número de afectados por la diabetes era de 246 millones. Se prevé que esta cifra alcanze los 380 millones en 2025, como consecuencia de la mayor esperanza de vida, del estilo de vida sedentario y de los cambios en las conductas alimentarias. A pesar de que hay muchas complicaciones graves, como el fallo renal o la ceguera, que pueden afectar a las personas con diabetes, las más habituales son las complicaciones de los pies. De todas las amputaciones de las extremidades inferiores, entre el 40% y el 70% están vinculadas a la diabetes. La mayoría de las investigaciones calculan que entre 5 y 25 de cada 100.000 habitantes al año sufren la amputación de la parte inferior de la pierna: entre la gente con diabetes, esta cifra es de entre 6 y 8 personas de cada 1.000.

Por lo general, las amputaciones de las extremidades inferiores en las personas con diabetes están precedidas de una úlcera del pie. Los factores más importantes relacionados con el desarrollo de estas úlceras son las neuropatías periféricas, las deformidades del pie, traumatismos menores del pie y enfermedades vasculares periféricas. Las lesiones de pie varían con respecto a las diferentes regiones del mundo, debido a las diferentes condiciones socioeconómicas, a los niveles de cuidado del pie y a la calidad del calzado.

El pie diabético es un problema económico considerable, sobre todo si la amputación conlleva un periodo largo de hospitalización y rehabilitación, y una mayor necesidad de atención familiar y de servicios sociales. Alrededor del 3-4% de las personas con diabetes sufren problemas del pie y emplean entre el 15% y el 25% de los recursos disponibles en la diabetes. El coste medio de la atención primaria en los EE.UU. está entre 7.000 y 10.000 dólares estadounidenses. El coste directo de una amputación relacionada con el pie diabético se encuentra entre 30.000 y 60.000 dólares. La atención en los tres años posteriores cuesta entre 43.000 y 63.000 dólares, la mayor parte debido a la necesidad de cuidados familiares y de servicios sociales. El coste correspondiente a las personas que reciben atención primaria se sitúa entre los 16.000 y los 27.000 dólares. Además de estos costes, hay que tener en cuenta los costes indirectos de la pérdida de productividad. Si además se incluyen los costes que tiene que afrontar el propio individuo y su pérdida de calidad de vida, los costes del pie diabético en los EE.UU. están en torno a los 4.000 millones de dólares al año.

Las complicaciones del pie son de las más graves y costosas de la diabetes. No obstante, mediante una estrategia de tratamiento que combina: la prevención, el tratamiento multidisciplinar de las úlceras de pie, una organización adecuada, un control exhaustivo y la educación de las personas con diabetes y de los profesionales sanitarios, es posible reducir los niveles de amputación entre un 49% y un 85%. Este es el objetivo que debería motivar el trabajo de apoyo y de lucha para cambiar la situación de quienes viven con diabetes en el mundo.

Puede descargar el siguiente material de la campaña: