Día Mundial de la Diabetes 2007-2008

La diabetes y los niños 

La diabetes es una de las enfermedades crónicas más comunes en los niños. Puede afectar a niños de todas las edades, incluso a los más pequeños y bebés. En los niños, si no se detecta pronto, la enfermedad puede ser fatal o provocar graves lesiones cerebrales. Sin embargo, la diabetes infantil se pasa completamente por alto: a menudo se confunde con gripe o no se diagnostica.

Padres, profesores, enfermeros, médicos o cualquier persona relacionada con el cuidado de niños debería conocer los síntomas de alerta de la diabetes.

Conozca los síntomas de alerta de la diabetes

  • Necesidad de orinar frecuente
  • Sed excesiva
  • Apetito constante
  • Pérdida de peso repentina
  • Cansancio extrema
  • Falta de interés y concentración
  • Visión borrosa
  • Vómitos y dolor de estómago (a menudo se confunde con la gripe)

*En niños con diabetes tipo 2, estos síntomas pueden ser muy leves o no aparecer.

Diabetes tipo 1 y 2.

La diabetes es una enfermedad crónica, potencialmente debilitante y a menudo mortal. Ocurre cuando hay problemas en la producción de la hormona de la insulina en el cuerpo. El cuerpo necesita insulina para utilizar la energía que contienen los alimentos. Cuando una persona tiene diabetes, no produce insulina o no produce la cantidad suficiente (diabetes tipo 1), o su cuerpo es incapaz de utilizar de forma efectiva la insulina que produce (tipo 2).

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que no se puede prevenir. Se trata de la enfermedad infantil más común del mundo, y afecta a unos 500.000 niños menores de 15 años. No obstante, como resultado del aumento de la obesidad infantil y del estilo de vida sedentario, la diabetes tipo 2 también está aumentando a ritmos muy acelerados en niños y adolescentes. En algunos países, como Japón, la diabetes tipo 2 se ha convertido en la causa de muerte infantil más habitual.

  • En todo el mundo, existen casi 500.000 niños menores de 15 años con diabetes tipo 1.
  • Cada día, 200 niños desarrollan la diabetes tipo 1.
  • 70.000 niños menores de 15 años desarrollan la diabetes tipo 1 al año.
  • La diabetes tipo 1 en niños está creciendo un 3% anual.
  • En los preescolares, la diabetes tipo 1 aumenta aún más rápido, un 5% al año.
  • Finlandia, Suecia y Noruega tienen las tasas de incidencia más altas de niños con diabetes tipo 1.
  • La diabetes tipo 2 se ha identificado en niños de incluso 8 años, y los informes revelan que en la actualidad se da en niños que anteriormente no se consideraban en riesgo.
    En las comunidades de nativos y aborígenes de los Estados Unidos, Canadá y Australia, al menos uno de cada cien jóvenes tiene diabetes. En algunas comunidades, uno de cada 25.
  • Más de la mitad de los niños con diabetes desarrollan complicaciones antes de los 15 años.
  • Estudios mundiales han demostrado que la diabetes tipo 2 se puede prevenir si se pierde entre el 7% y el 10% del peso corporal, y si se realizan actividades físicas a un nivel moderado.
  • La diabetes tipo 2 en niños se está convirtiendo en un asunto de salud pública en todo el mundo, con consecuencias potencialmente graves.
  • La diabetes tipo 2 afecta a niños de países desarrollados y en vías de desarrollo.

Ningún niño debería morir de diabetes

La diabetes es una enfermedad mortal. Todos los años, casi cuatro millones de personas mueren a causa de la diabetes. Los niños, sobre todo los en los países donde hay un acceso limitado a la atención y a los suministros necesarios para tratar la diabetes, mueren muy jóvenes.

  • La cetoacidosis diabética (CAD), un exceso de ácidos en el cuerpo como consecuencia de la diabetes no controlada, es la principal causa de muerte de niños con diabetes tipo 1. Con un diagnóstico temprano y la posibilidad de acceder a la atención necesaria, la CAD severa puede prevenirse.
  • La insulina se descubrió hace más de 85 años. Todavía hoy, niños de muchas partes del mundo siguen muriendo porque no tienen acceso a este medicamento vital.
  • Los niños con diabetes deben comprobar su nivel de azúcar en sangre para controlar mejor su enfermedad. El material necesario para realizar este control suele ser inaccesible o inasequible.
  • En Zambia, la esperanza de vida de un niño con diabetes tipo 1 es de 11 años. En Mali, la esperanza de vida del mismo niño es de sólo 30 meses. En Mozambique, lo más probable es que este niño muera antes de un año.

La campaña del Día Mundial de la Diabetes de 2008 pretende:

  • Incrementar el número de niños que reciben ayuda del programa "Life for a Child" de la FID.
  • Aumentar la concienciación sobre los síntomas de la diabetes
  • Promover iniciativas para reducir la cetoacidosis diabética y distribuir material de apoyo sobre estas iniciativas.
  • Promover estilos de vida saludables para prevenir la diabetes infantil tipo 2.