Jacob Wilson

 

 

Jacob Wilson

Mi hijo Jacob es mi ‘Héroe del DMD’. Puede que tan solo tenga 13 años, pero es el hijo más atento y cariñoso que una madre pueda tener. He vivido con diabetes tipo 1 desde los ocho años y ahora con 46 piensas se supone que cuidarme sería fácil. Pues no lo es.

Con frecuencia no hago caso a los síntomas de aleta. Jacob me recuerda continuamente que me debo controlar y muchas veces me trae el monitor de glucosa. Él, como su padre, tiene un sentido innato que le alerta si algo pasa. De gran madurez para sus años, me ha salvado la vida más de una vez. ¡Es mi ángel!

A Jacob le encanta cocinar y se pasa horas buscando recetas buenas que sean saludables. Sabe lo que puedo comer, lo que no afecta a mis niveles de azúcar y lo que es bueno para mi salud. No podría estar más bendecida como madre de criar un hijo tan maravillo y noble de espíritu.

A su edad se ha dado cuenta que hay cosas en las vidas de  las personas que no son visibles hasta que surgen los problemas. Para mí y todos los que le rodean, es un gran defensor de las personas con diabetes, haciendo posible cada día que otras personas entiendan lo que es la diabetes.