El impacto de la diabetes sobre los pueblos indígenas: sal en la herida