Voces de la diabetes tipo 1: llevar la diabetes tipo 1 a la escuela


Llevar la diabetes tipo 1 a la escuela” es el tema de la segunda entrega de nuestra serie “Voces de la diabetes tipo 1”, que nos ofrece relatos en primera persona de quienes viven con diabetes, ya sea tipo 1 o tipo 2, y sus puntos de vista sobre el control de su afección en el mundo de hoy.

El niño a quien se ha diagnosticado diabetes tipo 1 depende de las políticas escolares y de un entorno de apoyo que le ayuden a gestionar los rigores de un régimen personalizado de autocontrol. Con el fin de que todo niño con diabetes crezca saludablemente, es fundamental la colaboración entre el estudiante, los profesores, los padres, los administradores escolares y los proveedores sanitarios a fin de garantizar que esta afección se controle de modo apropiado y seguro.

Un niño que viva con diabetes tipo 1 necesitará libertad para poder controlar su diabetes dentro del entorno escolar, analizando su glucemia, consumiendo los alimentos necesarios o apropiados y administrándose insulina. Como mínimo, poder acceder en la escuela a los dispositivos y fármacos médicamente necesarios, como agujas, bombas de insulina, viales o plumas de insulina, glucosa y distintos tipos de monitores es fundamental para su salud. El derecho de comunicar la gravedad de la diabetes a los demás, controlar la afección adecuadamente, resolver los malos entendidos o la discriminación con firmeza y progresar académicamente es la clave del éxito. Ningún niño debería llevar sobre sus hombros la carga de la diabetes por sí solo.

En los siguientes relatos, estudiantes procedentes de cuatro regiones muy diferentes (Tanzania, India, EEUU y Brasil) elevan su voz para hablarnos de los altibajos que supone llevar la diabetes tipo 1 a la escuela.