Problemas psicológicos en los niños con diabetes

Controlar una enfermedad crónica puede ser todo un desafío y es fundamental desarrollar estrategias de afrontamiento eficaces para superar las dificultades a fin de mantener la salud, el equilibrio y la felicidad. La diabetes tipo 1 es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la infancia y requiere un régimen de tratamiento complejo y exigente. Aunque la gran mayoría de niños con diabetes tiene tipo 1, cada vez aumenta más el número de adolescentes con diabetes tipo 2 que, al necesitar un régimen de tratamiento similar, están sujetos a unos factores de riesgo de estrés comparables. La administración frecuente de insulina, la revisión de los niveles de glucemia y el tratamiento de los niveles altos y bajos de azúcar son parte de la vida diaria con diabetes. Los niños con esta afección y sus familias también deben coordinar estas tareas con la ingesta alimentaria y la actividad física. Otros aspectos del control diabético incluyen acudir con regularidad a citas concertadas de diabetes en clínicas y hospitales, monitorizar el riesgo y el tratamiento de las complicaciones médicas y dar apoyo activo al sistema inmunológico a fin de evitar infecciones. Estas tareas son exigentes y pueden resultar perturbadoras y estresantes, demostrando cómo los niños con diabetes y sus familiares tienen una serie de momentos de estrés que otros niños sin la afección no experimentan.
 


Attachment: