Complicaciones > Enfermedades cardiovasculares

Spanish

La diabetes, su tratamiento y el riesgo de cáncer

Decir que el mundo de la diabetes ha experimentado una sacudida a causa de las recientes noticias relacionadas con el cancer sería demasiado; pero, ciertamente, las cosas han cambiado. Un conjunto creciente de datos a lo largo de los últimos años ha colocado el cáncer dentro del radar tanto de clínicos como investigadores en el campo de la diabetes. Andrew Renehan nos cuenta qué hay tras los titulares.

Un esfuerzo multidisciplinar por mejorar la calidad de la atención a las enfermedades crónicas

Aunque las enfermedades crónicas son causa principal de muerte y discapacidad, son un elemento descuidado dentro de la agenda de la salud mundial. Del total de muertes en el mundo en 2005, el 60% tuvo su origen en una enfermedad crónica, principalmente enfermedades cardiovasculares y diabetes (32%), cáncer (13%) y enfermedades crónicas respiratorias (7%).


Diabetes y enfermedades cardiovasculares desde una perspectiva de género

Los índices de diabetes siguen aumentando rápidamente en todo el mundo; para 2025, habrá 333 millones de personas afectadas. Otra cantidad importante de personas no es consciente de que tiene diabetes o una afección prediabética no detectada. Estas personas están en peligro y corren un alto riesgo en el futuro tanto de desarrollar complicaciones diabéticas como de morir prematuramente por enfermedades cardiovasculares.


Resultados e implicaciones de los estudios ACCORD y ADVANCE

Dos ensayos clínicos recientes han formulado una pregunta acerca de la influencia de un estrecho control glucémico sobre el riesgo cardiovascular en personas con diabetes tipo 2: el estudio Action to Control Cardiovascular Risk in Diabetes (ACCORD) y el ensayo Action in Diabetes and Vascular Disease (ADVANCE).


Síndrome metabólico, diabetes y enfermedades cardiovasculares: seriamente vinculados

El síndrome metabólico se está convirtiendo en un problema mundial de salud pública. Quienes están afectados corren un mayor riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un derrame cerebral, así como de morir por estos eventos, en comparación con las personas sin el síndrome. Este conjunto de factores está estrechamente vinculado al aumento en todo el mundo de la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónicas.

El Proyecto de Karelia del Norte: 30 años de éxitos en la prevención de enfermedades crónicas

Tras la Segunda Guerra Mundial, las enfermedades crónicas, especialmente las enfermedades cardiovasculares, se convirtieron en un principal problema de salud pública en los países industrializados. Estas enfermedades se percibieron como enfermedades de la prosperidad. Finlandia se vio fuertemente afectada: en los años 60, Finlandia tenía el índice más alto del mundo de fallecimientos causados por enfermedad coronaria cardiaca. Murió un alto número de varones de mediana edad.

La necesidad de tacto, franqueza y honestidad al hablar sobre las complicaciones

Para las personas con diabetes y los proveedores sanitarios que trabajan con ellas resulta difícil hablar sobre el delicado tema de las complicaciones a largo plazo. En algunas situaciones, los profesionales sanitarios tienen reticencias a la hora de imponer una información “desagradable” a una persona que podría estar luchando por afrontar su diabetes; en otras, el posible riesgo de desarrollar complicaciones podría utilizarse como amenaza en un intento de asustar a las personas para que sigan los consejos médicos.

Riesgo cardiovascular, tensión arterial y lesiones renales

Las personas con diabetes tipo 2 sufren graves enfermedades de corazón, derrames cerebrales y ven dañado el riego sanguíneo hacia los pies. De hecho, estas afecciones cardiovasculares son causa principal de enfermedad y muerte en personas con la afección. Un importante porcentaje de estas enfermedades se puede prevenir si se presta atención a los niveles de grasa y azúcar en sangre, a la tendencia de la sangre a coagularse y a la tensión arterial.

Insensibilidad a la insulina y obesidad: la causa subyacente

A finales del siglo XX, la obesidad se convirtió en epidemia. La importancia de la obesidad como factor de riesgo de un número de afecciones, que incluye la diabetes tipo 2, la enfermedad cardiovascular, la hipertensión, los cálculos biliares y algunos tipos de cáncer, está bien documentada. A menudo asociada con la insensibilidad a la insulina, la obesidad es claramente un factor clave en el desarrollo del síndrome metabólico, un riesgo tanto de diabetes como de

Obesidad y síndrome metabólico en los jóvenes

Al seguir creciendo el número de niños con obesidad, las implicaciones sanitarias de la afección se hacen cada vez más evidentes: una epidemia sin precedentes de diabetes tipo 2 está surgiendo entre los jóvenes obesos y con sobrepeso. En el momento del diagnóstico de diabetes, podría estar ya presente la enfermedad cardiovascular, incluso en jóvenes adultos. La estrecha asociación entre diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares llevó a la hipótesis de que ambas podrían surgir de un antecedente común, el síndrome metabólico. El síndrome afecta hasta a

Pages