Chronic diseases

Spanish

Atención clínica a personas con enfermedades crónicas: ¿qué deberían saber los profesionales sanitarios?

La mayor parte de la atención prestada a diario por profesionales sanitarios de todo el mundo se puede describir como “reactiva”: las personas, cuando creen que están enfermas, se presentan ante un proveedor sanitario para obtener un diagnóstico y un tratamiento. Sin embargo, cada vez son más las personas con una enfermedad crónica ya establecida que necesitan una forma distinta de atención, estructurada y proactiva, que les permita participar en revisiones habituales, basadas en un plan estructurado y previamente acordado, de la afección crónica subyacente y sus complicaciones.

Mano de obra bien preparada para poder afrontar el desafío de las afecciones crónicas

Las afecciones crónicas están en aumento. El número de personas afectadas por afecciones crónicas no contagiosas, como la diabetes y la enfermedad cardíaca, está creciendo en todo el mundo. En su conjunto, las afecciones crónicas han causado 35 millones de muertes (el 60% del total) en 2005. Esta cifra duplica el número del total de muertes por enfermedad infecciosa, mala salud materna y malnutrición. Además de causar unos altos índices de mortalidad, las afecciones crónicas provocan casi la mitad de casos de discapacidad del mundo.

Plan de acción en Pakistán contra las enfermedades crónicas: una actuación coordinada público-privada

Hace alrededor de una década y media, las prioridades de la sanidad pública en los países de ingresos medios y bajo se centraban en las enfermedades infecciosas y en los problemas sanitarios de madre e hijo. Posteriormente, sin embargo, los datos publicados en las principales revistas y artículos médicos por agencias multilaterales han demostrado que más del 50% de la carga de la enfermedad en los países en desarrollo está causada por enfermedades crónicas, como la enfermedad

La iniciativa CARMEN: la respuesta de América Latina ante el problema de las enfermedades crónicas

En la mayoría de países de América, las enfermedades crónicas son hoy la principal causa de muerte prematura y discapacidad. Responsables de dos de cada tres fallecimientos entre la población general, las enfermedades crónicas causaron casi la mitad de la mortalidad en personas de menos de 70 años en 2002. Las importantes desigualdades socioeconómicas de América Latina potencian la carga de las enfermedades crónicas, encerrando a muchas personas dentro de un ciclo de privaciones y mala salud.

Síndrome metabólico, diabetes y enfermedades cardiovasculares: seriamente vinculados

El síndrome metabólico se está convirtiendo en un problema mundial de salud pública. Quienes están afectados corren un mayor riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un derrame cerebral, así como de morir por estos eventos, en comparación con las personas sin el síndrome. Este conjunto de factores está estrechamente vinculado al aumento en todo el mundo de la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónicas.

Enfermedades crónicas: un problema creciente en los países en desarrollo

La prevalencia de enfermedades crónicas está en aumento en todo el mundo y amenaza gravemente la capacidad de los países en desarrollo de mejorar la salud de sus poblaciones. De hecho, las enfermedades crónicas se han convertido en la carga sanitaria dominante en muchos países en desarrollo. Se calcula que, en 2005, las enfermedades crónicas causaron el 50% de la carga por muerte y enfermedad en 23 países en desarrollo seleccionados.

Factores económicos de las enfermedades crónicas: razones para que intervengan los gobiernos

Últimamente se habla mucho de los altos costes de las enfermedades crónicas como la diabetes: las enfermedades crónicas van a “llevar a la bancarrota”, imponer costes tremendos sobre unos sistemas sanitarios que ya luchan por subsistir y, muy posiblemente, retrasar el crecimiento de los países en desarrollo. Sin embargo, con frecuencia, el sufrimiento de las personas con enfermedades crónicas parece perderse dentro de tanto debate económico.

Desarrollar un marco mundial para combatir las enfermedades no contagiosas

La enfermedad cardiaca, los derrames cerebrales, la diabetes y el cáncer se encuentran hoy día entre las principales causas de muerte y discapacidad en todo el mundo. Algunas de las causas de estas enfermedades son factores de riesgo modificables relacionados con el estilo de vida, como el tabaquismo, la mala alimentación o la falta de actividad física, así como otros no modificables, como la edad o los factores genéticos.

La carga mundial de enfermedades crónicas : ¿qué hacemos al respecto?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que, en 2005, el VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria en su conjunto causaron alrededor de 4 millones de muertes. En el mismo año, las enfermedades crónicas no contagiosas mataron a casi 30 millones de personas. Aunque sorprendentes, estas cifras no reflejan todo el problema, ya que no hablan de la discapacidad, el sufrimiento y las privaciones personales resultantes de las complicaciones diabéticas; o, a una escala económica

El Proyecto de Karelia del Norte: 30 años de éxitos en la prevención de enfermedades crónicas

Tras la Segunda Guerra Mundial, las enfermedades crónicas, especialmente las enfermedades cardiovasculares, se convirtieron en un principal problema de salud pública en los países industrializados. Estas enfermedades se percibieron como enfermedades de la prosperidad. Finlandia se vio fuertemente afectada: en los años 60, Finlandia tenía el índice más alto del mundo de fallecimientos causados por enfermedad coronaria cardiaca. Murió un alto número de varones de mediana edad.

Pages