Debate - Terapia con insulina: ¿cuestión de elección?


La diabetes tipo 1 representa aproximadamente el 10% de la carga total de diabetes en una población, pero, en la mayoría de los países, es la forma más predominante de esta enfermedad en los grupos de edad más jóvenes. El mal control glucémico en un niño que viva con diabetes (HBA1c > 7,0%) irá unido al desarrollo de graves complicaciones diabéticas con el paso del tiempo y a la muerte precoz. El objetivo de los mejores estándares clínicos para el tratamiento de la diabetes tipo 1 es imitar lo más estrechamente posible el reemplazo de insulina fisiológico y, para conseguirlo, hay dos enfoques terapéuticos principales: la terapia con inyecciones diarias múltiples (IDM) o la terapia con bomba de insulina. Las IDM son el tratamiento estándar aceptado para mantener la glucemia lo más cerca posible a lo normal a fin de reducir el riesgo de complicaciones, pero se van acumulando pruebas de que las IDM no logran un control de glucosa óptimo con la misma eficacia que la terapia con bomba de insulina. Quienes defienden la terapia con bomba mantienen que sus beneficios a largo plazo sobrepasan con creces sus costes (7.000 USD por el mecanismo y un mínimo de 2.500 USD al año en suministros), debido a que la terapia con bomba mejora los valores de HbA1c y reduce el número de complicaciones graves, haciendo, por lo tanto, que la inversión en programas con bomba sea una propuesta económicamente eficaz a tener en cuenta a la hora de tratar la carga de diabetes.


Para arrojar luz sobre la controversia que rodea las prácticas de tratamiento óptimo para los niños que viven con diabetes, Diabetes Voice ha invitado a dos expertos a fin de que contribuyan con sus opiniones a favor o en contra de las guías que requieren la terapia con bomba de insulina como primera opción de tratamiento en la atención pediátrica de la diabetes tipo 1.


Attachment: