22 de Julio - Día del cerebro: trabajemos para mantenerlo saludable toda la vida

Last update: 30/11/-0001

Se celebra por iniciativa de la Federación Mundial de Neurología (WFN) con el fin de difundir la importancia de la salud cerebral, e informar a la sociedad sobre estrategias de prevención y tratamiento de enfermedades cerebrales frecuentes en la actualidad.

Nota : La Historia de la civilización humana nos permite sin ser exitistas ver sus avances. A nivel de la salud materno-fetal y la infancia, se logró disminuir los altos índices de mortalidad. Se comprendió y se construyó la adolescencia. Se pudo aumentar la esperanza de vida. lograr medicamentos eficaces para mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes. En estos tiempos debemos prestar atención al cerebro, quien nos permite tomar conciencia de nuestra humanidad, movernos, sentir y con su inteligencia abordar los problemas que se nos presentan. Entender al mismo tiempo el papel de las emociones y como abordarlas para que no nublen la inteligencia y nos ayuden a disfrutar de todo lo hermoso del universo. Debemos entender al envejecimiento y sus problemas que afectan a todos los seres. Comprender la vejez como una parte de la vida sin descuidar el esfuerzo por mejorar la calidad de vida.

Disminuir el riesgo del deterioro cognitivo y evitar las enfermedades neurodegenerativas asociadas a la edad y a las enfermedades metabólicas deberá ser una de las preocupaciones centrales de las personas.

Debemos remarcar que envejecer no es sinónimo de deterioro cognitivo, Enfermedad de Alzheimer, o encefalopatía diabética. Se pueden cumplir años y tener un envejecimiento cerebral saludable o exitoso. Hay factores como la predisposición genética, la edad que no podemos controlar, pero trabajando en los factores psicosociales, los factores de riesgo se pueden disminuir los cambios epigenéticos, evitar algunas complicaciones y retrasar otras. El trabajo es arduo, pero no imposible.

Es así como en la revista The Lancet publicó investigaciones que sostienen que el control de los factores con el potencial de disminuir el riesgo o proteger hasta un tercio de los casos de una enfermedad neurodegenerativa como la enfermedad de Alzheimer.

Los siete factores de riesgo descriptos en este trabajo son: sedentarismo, tabaquismo, hipertensión, obesidad en la adultez, diabetes, depresión y baja educación formal. Son potencialmente modificables. Podemos lograr la forma en que una persona viva mejor a lo largo de su vida con menor vulnerabilidad a tener un mayor deterioro cognitivo. La educación, la estimulación intelectual, una dieta saludable, reducir el estrés, practicar actividad física, controlar los factores de riesgo vascular y tener una vida social activa ayudan a proteger el cerebro.

Ejercicio físico. Es frecuente que los adultos mayores piensen que hacer ejercicio físico es solo para los jóvenes. No es necesario correr un maratón de 42 kilómetros para hacer actividad física. Caminar, trotar, hacer yoga, Taekwondo-Harmony o bailar son opciones que pueden tomar las personas mayores para mantener su cuerpo activo. Es importante recordar que la actividad física es como un medicamento y debe prescribirse y llevarse delante de manera juiciosa. El ejercicio físico es beneficioso, para nuestro intelecto, nuestras emociones, nuestro espíritu…Así, las caminatas representan una muy buena forma de ejercitarse. Se demostró que programas de actividad física como, de caminatas realizadas de 3 a 5 veces a la semana durante 30 a 60 minutos o de otro tipo de ejercicio ayudan a mantener la salud.

Alimentación saludable. El exceso en la ingesta, alimentos ricos en grasa saturadas, la falta de aportes de nutrientes son problemas contemporáneos que tienen que ver con el ritmo de vida que llevamos. Es fundamental conocer los alimentos que influyen en el correcto funcionamiento del sistema nervioso para incluirlos en la dieta. Ellos son: los cereales, las frutas, las legumbres, que por contener vitaminas del complejo B, ácidos grasos omega 3 participan favorecen el desarrollo cognitivo y aportan energía para transitar el día. Las frutas y hortalizas protegen al cerebro, por su alto contenido de varios antioxidantes como la vitamina C, A (carotenos), flavonoides y polifenoles. Las carnes aportan proteínas de alto valor biológico (las rojas contienen hierro, mineral que ayuda a transportar el oxígeno al cerebro; el pescado aporta ácidos grasos omega 3, esenciales para un adecuado desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso).Los aceites y frutos secos contienen vitamina E, un potente antioxidante que protege a las neuronas de los radicales libres y son fuente de ácidos grasos esenciales (omega 3, 6 y 9), que ayudan a mejorar la comunicación entre neuronas y astrocitos.

Estimulación cognitiva. Estudios de animales y humanos, se demostró que la estimulación cognitiva genera nuevas conexiones y células en el cerebro a fin de disminuir el daño neuronal y por ende, ralentizar los síntomas del deterioro cognitivo pese a la presencia de dicho daño. Se logra manteniendo el cerebro “desafiado”, con actividades novedosas y atractivas. Hay estimular el aprendizaje de nuevas habilidades, actividades que requieran destreza manual y agilidad mental.

Control de factores de riesgo cardiovascular. Los factores que afectan al corazón impactan negativamente en el cerebro. Es importante controlar la tensión arterial, la glucemia, evitar el sedentarismo, las alteraciones del colesterol y triglicéridos (dislipidemias), el tabaquismo, el alcoholismo y la obesidad.

Actividad social. El aislamiento social, y la sensación de “soledad” son factores de riesgo para el deterioro cognitivo y emocional. No implica necesariamente estar acompañado físicamente con otras personas alrededor, sino que se refiere a la generación de lazos afectivos significativos, mantenerse conectado con otros y tener un propósito en la vida.

Si las personas se mantienen estimulados social, física, emocional y mentalmente desarrollaran mayor resiliencia para afrontar las condiciones de la vida. Depende del trabajo que realicemos en conjunto para lograrlo.

Back to news
© 2021 International Diabetes Federation Disclaimer Privacy policy