Ningún niño debería morir de diabetes

La diabetes se está convirtiendo rápidamente en uno de los problemas sanitarios más graves de nuestro tiempo: una epidemia mundial que se cobra más vidas cada año que el VIH/SIDA.

Los niños con diabetes en el mundo en desarrollo son especialmente vulnerables. Muchos carecen de acceso a una atención adecuada y a las medicinas que necesitan para salvar su vida. Como resultado, se convierten en enfermos crónicos; muchos mueren al poco tiempo, mientras que otros desarrollan complicaciones graves como insuficiencia renal, ceguera y lesiones nerviosas.

Dirigido por Edward Lachman, nominado a los Óscar, el documental Life for a Child acompaña a un grupo de niños con diabetes tipo 1 en un viaje a través de las verdes montañas y las bulliciosas calles de Nepal, uno de los países más pobres el mundo.

A través de sus ojos y mediante sus palabras, experimentamos su lucha entre la vida y la muerte por sobrevivir y, finalmente, su triunfo gracias a las medicinas, la atención y la esperanza que les ofrece el programa "Life for a Child" de la Federación Internacional de Diabetes.

El corto fue aceptado para competir en el concurso de cortos documentales del Festival de Cine de Tribeca 2008, donde se estrenará a nivel mundial.

El corto Life for a Child ha sido producido por la Federación Internacional de Diabetes (FID), la principal organización de defensa de la diabetes en el mundo, y Eli Lilly and Company, líder mundial en tratamientos para la diabetes, con el fin de aumentar la concienciación sobre el devastador impacto de esta afección e incrementar el apoyo para el programa de la FID "Life for a Child". El documental es una producción de Wayne Lachman Productions y Doublewide Media.

Life for a Child se rodó en octubre de 2007 en las bulliciosas calles de Katmandú y la escarpada región montañosa de Sindhuli (Nepal), siguiendo la historia de tres niños y el sacrificio de sus familias:

  • Anupa, de 11 años, quien, una vez al mes, camina durante horas a través de traicioneros pasos de montaña sólo para poder llegar al autobús que la lleva a la clínica de diabetes de la capital, Katmandú, para recibir tratamiento y realizarse análisis de azúcar en sangre
  • Ashok, de 16 años, que sueña con convertirse en profesor pero lucha por combinar sus estudios y su trabajo en los campos con su tratamiento de insulina
  • Angi, de 3 años, diagnosticada con diabetes con tan sólo 18 meses, cuya familia se trasladó a la ciudad para poder estar cerca del hospital, el único lugar en donde puede recibir cuidados. "Nuestra hija es lo más importante en el mundo para nosotros", dice su madre.

El corto apoya la histórica Resolución de Naciones Unidas de 2006 sobre la diabetes, que reconoce por primera vez a una enfermedad no infecciosa como grave amenaza para la salud mundial, al igual que las epidemias infecciosas como el VIH/SIDA.

 
Director:
Edward Lachman (Nominado a los Óscar en 2003 en la categoría de mejor fotografía por "Far From Heaven" ("Lejos del cielo")

Productor ejecutivo:
J. Scott MacGregor, Eli Lilly and Company

Productores:
Don Faller (Doublewide Media); Wayne Lachman (Wayne Lachman Productions)

Sobre el programa "Life for a Child"

La inspiración del corto es el programa "Life for a Child", que proporciona acceso a atención, educación, medicamentos y suministros vitales para ayudar a niños con diabetes en 17 de los países más pobres de todo el mundo, como Nepal. El programa fue creado por la Federación Internacional de Diabetes en colaboración con Diabetes Australia-NSW y HOPE worldwide. Eli Lilly and Company, Rotary International y otros patrocinadores, entre ellos muchos donantes individuales, proporcionan apoyo económico.

El programa ofrece ayuda a niños con diabetes de Azerbaiyán, Bolivia, la República Democrática del Congo, Ecuador, Fiyi, India, Nepal, Nigeria, Malí, Papúa Nueva Guinea, Filipinas, Ruanda, Sri Lanka, Sudán, la República Unida de Tanzania, Uzbekistán y Zimbabue.

Para más información, visite www.lifeforachild.org